Educación Física

  Para muchos la clase de educación física es una tortura que pasa muy lento. Una asignatura para la que no hay que abrir los libros, sólo correr y sudar.

  Educación física es algo más que todo eso; si nos ponemos a pensar la pasamos bien, nos distraemos y compartimos un buen rato con amigos. Creo que lo único “malo” es la teoría, porque hay que aprender muchas cosas y memorizar mucho vocabulario, pero al final termina beneficiándonos a nosotros, porque aprendemos cómo cuidar nuestro cuerpo por dentro y por fuera, todos los órganos y el más importante, el corazón.
  Lo veo como una forma de despejarnos un rato después de estar otras horas estudiando y escuchando, que como todo, en un momento cansa y aburre.
  Además, creo que es satisfactorio para uno mismo ver cómo ha mejorado tus capacidades físicas. Opino que si le ponemos voluntad a esta asignatura, posiblemente nos termine gustando y hasta llegarán a apuntarse a algún deporte o hacer una rutina diaria, salir a correr, por ejemplo.
  No olvides que no es una asignatura más sino que te ayuda a mantener saludable tu cuerpo.

Lucila Triulcio.