UN BOTE DE GAS LACRIMÓGENO OBLIGÓ A DESALOJAR EL MADRIGAL.

Se trata de un bote de gas que ha hecho que tanto los jugadores como los aficionados se marchasen corriendo del recinto aquejados de picores de ojos y problemas al respirar.

Cuando quedaban tres minutos más el tiempo extra para que finalizase el partido, una persona cobró protagonismo lanzando un bote de gas lacrimógeno (desde el fondo sur) que causó estragos entre los jugadores y aficionados. Los asistentes tuvieron que abandonar el campo entre evidentes signos de problemas respiratorios y una confusión extendida.

Los aficionados del Villarreal se taparon la boca con la ropa y abandonaron la instalación de manera apresurada dejando imágenes de pánico en El Madrigal. El artefacto, que en un primer momento parecía una bengala, resultó un bote de humo con gas tóxico que impidió que el encuentro finalizase en el tiempo previsto. El presidente del Villarreal Fernando Roig atendió a los medios de comunicación cuando terminó el partido y ha confirmado que tanto el club como la policía están trabajando en encontrar a la persona que lanzó el bote con gas desde la gradas.

Yo pienso que fue una persona que lo hizo todo aposta solo para hacer daño pero por suerte le salió mal y nadie salió herido, solo con picores en los ojos y problemas para respirar.